top of page
  • Estupido Libre Albedrio

La falacia de Aquino



En el siglo XIII vivió un fraile católico llamado Tomas de Aquino famoso por su argumento cosmológico a favor de la existencia de Dios que se puede resumir a grandes rasgos de la siguiente manera: todo lo que tiene un inicio también tiene una causa; el universo tuvo necesariamente un inicio; por lo tanto, podemos concluir que la primera causa que dio inicio al universo es lo que conocemos como Dios. La lógica deductiva del argumento anterior es incorrecta ya que las premisas no tienen ninguna consecuencia en la conclusión sobre la existencia de algún Dios. Mucho más ilógico sería intentar usar este argumento para deducir un Dios trinitario, omnisciente, omnipresente, omnipotente, bondadoso y perfecto como el de los creyentes católicos. Efectivamente, esto es lo que se conoce como una falacia. Esta falacia o razonamiento incorrecto de la época medieval continúa siendo usado hasta la fecha para defender el mito de la creación usando la teoría del big bang como evidencia científica para las premisas del argumento. ¿Todo lo que tiene un inicio tiene una causa? ¿El universo tuvo un inicio? Según el físico Victor Stenger, lo que conocemos como el big bang no es prueba de que el universo tuvo un inicio, mucho menos prueba de la existencia de Dios. Simplemente indica el límite de nuestra capacidad actual para entender y estudiar lo que denominamos universo. Sin embargo, gracias a la física cuántica estamos empezando a entender el comportamiento de las partículas subatómicas, y este entendimiento está produciendo nuevas teorías sobre el origen del universo, entre las cuales hay varias que no incluyen ─necesariamente─ un inicio. Tampoco es posible afirmar que todo en el universo tiene una causa, ya que ahora podemos estudiar ciertos eventos subatómicos extraños que simplemente suceden y que no se pueden conectar con condiciones iniciales. Aún más, el argumento cosmológico de Tomas de Aquino se autocancela. El principio fundamental del argumento es que todo tiene un inicio, por lo tanto, para mantener la lógica, Dios también debería tener un inicio. Pero, si se acepta arbitrariamente a Dios como una excepción a la regla, entonces, cualquier otra cosa debería ser aceptada como una excepción también. En ese caso ¿por qué no postular al universo mismo como la excepción, en lugar de un Dios improbable que lo precede? ¿Te parece poco probable o absurdo que el universo no tenga un inicio? ¿Qué tal un Dios que lo antecede, eterno y omnipotente? ¿Es esa una mejor explicación? ¿menos improbable? ¿útil? Por supuesto que no. Así que como podemos ver, Dios no es una explicación real sino simplemente una falacia medieval, arbitraria, mucho menos probable que un universo que no tiene inicio, o que inició de la nada.


A continuación, les comparto un extracto del programa Closer to Truth de Robert Lawrence Kuhn. Robert es un neurocientífico que explora las preguntas más difíciles de la humanidad documentando y compartiendo conversaciones con otros intelectuales. En el extracto del episodio que les comparto conversa brevemente con un par de físicos y filósofos sobre las falacias más comunes en los argumentos a favor de Dios.


Falacias comunes al intentar comprobar la existencia de Dios


Por: Robert Lawrence Kuhn


¿Qué es lo peor que puedo hacer si deseo mantener la esperanza de que Dios exista? Puedo tratar de comprobar su existencia con pruebas que no funcionan. Mientras más deseo que exista, más cuestiono las supuestas pruebas de su existencia. Ya que deseo que Dios exista, me preocupan los malos argumentos. Pero quién sabe, tal vez todos los argumentos para su existencia son malos, por eso le temo a las falacias. ¿Cuáles son las falacias al argumentar la existencia de Dios? Yo soy Robert Lawrence Kuhn y mi programa Closer to Truth es mi viaje para descubrirlo.


Entrevista #1: Peter Atkins, fisicoquímico. Oxford, Inglaterra

Robert: ¿Ves muchas falacias en los argumentos que la gente usa para demostrar la existencia de Dios?


Peter: Así es. Por ejemplo, supongo que un científico pensaría en la idea de una primera causa como un argumento muy poderoso para la existencia de Dios. ¿De dónde vienen todas las cosas? ¿Quién las comenzó? Esas son preguntas terriblemente difíciles de contestar, pero yo creo que cualquier pregunta que se responda diciendo “bueno, parecer ser que la única respuesta posible es Dios”, es una negación del intelecto. Realmente lo es, suena como una afirmación positiva, pero, de hecho, es un disfraz para la ignorancia. Por lo tanto, significa que las personas han dejado de pensar. Si eres confrontado con una pregunta como ¿de dónde viene el universo? No aceptes una respuesta tan cómoda como “Dios lo hizo”, porque no tienen ningún significado. Lo que tienen que hacer los científicos es el rastrear las causas hacia sus orígenes y encontrar el marco teórico matemático sobre el origen del universo. Espero que eso sea posible, no hay ninguna evidencia para creer lo contrario. Y cualquier científico que diga que es imposible el descubrir el origen del universo de la “nada” sin ninguna intervención, no es un científico verdadero, simplemente es demasiado pesimista.


Robert: Para Peter todos los argumentos para justificar a Dios son fraudulentos. Peter duda cuando se trata de exigir explicaciones naturales sobre el origen del universo. Sin embargo, asegura que la explicación no es ningún Dios. Pero entonces ¿Cuál explicación para todo lo que existe?


Entrevista #2: Victor Stenger, físico ateo.

Robert: Vic, tú no crees en la existencia de Dios, y una cantidad enorme de personas que incluye muchos científicos, filósofos, y teólogos, sí creen. ¿Cuáles son los tipos de argumentos que ellos utilizan que, según tú, son falacias?


Vic: El argumento clásico se origina desde Tomas de Aquino y sus cinco diferentes pruebas, las cuales son básicamente la misma cosa, que necesitas a alguien que empiece el universo, que necesitas el primer motor o la primera causa, etc. En términos modernos se conoce como el argumento cosmológico de Kalam, viene de fuentes islámicas, pero ha sido modernizado. Y se trata de lo siguiente: número uno, todo lo que inicia tiene una causa, número dos, el universo tuvo un inicio, por lo tanto, número tres, el universo tuvo una causa, y como dijo Tomas de Aquino, eso es lo que conocemos como Dios. Muy bien, examinemos cada uno de esos puntos, primero es el argumento de que todo lo que comienza tiene una causa, lo cual es de hecho falso, podemos pensar en muchos ejemplos en la física moderna donde eventos suceden sin ninguna causa, sin predeterminación. Un ejemplo sería el átomo excitado donde se encuentra en un alto nivel de energía, después cae a un nivel mucho más bajo, y no hay nada en la física que nos explique cuando exactamente sucederá esa transición, por lo tanto, el primer axioma del argumento cosmológico falla inevitablemente. También falla la segunda hipótesis de que el universo tuvo un inicio. Comúnmente se argumenta que el big bang demuestra que el universo tuvo un inicio, cuando de hecho todo lo que demuestra es que el universo que conocemos, tuvo su comienzo en una explosión desde una esfera pequeña hace 13.7 mil millones de años, pero no sabemos que no existía nada antes de ese acontecimiento, de hecho, hay teorías, modelos, que proveen un mecanismo para que el universo se haya originado de otro universo previo. Además, sería válido preguntar ¿si Dios creo al universo, entonces quién creó a Dios? Dios no es ninguna explicación real, solamente postula una respuesta que se localiza un nivel más atrás del universo, porque según esa lógica, una vez que aceptas que es posible el tener algo que no fue creado, entonces no hay ninguna razón para que ese algo no sea el universo.

Robert: Simplemente escoges lo que tú quieras, pero debes escoger algo.

Vic: Y la respuesta más simple de escoger es el universo.


Robert: No hay ningún argumento válido de la primera causa, pero ¿de dónde vienen las leyes de la física cuántica? Siempre hay algo que no se puede explicar. Sin embargo, la ausencia de explicaciones no justifica ninguna falacia, las falacias son solo pensamiento torpe.


Entrevista #3: Michael Tooley, filósofo.

Robert: Michael, me encantaría creer que Dios existe por muchas razones, y cada vez que escucho los argumentos de los teístas quiero estar de acuerdo con sus conclusiones, pero sus argumentos son decepcionantes. Como filósofo, ¿cómo miras algunas de las metodologías que los teístas usan para intentar probar la existencia de Dios?


Mike: Una cosa que sucede con frecuencia es que se presenta algo como prueba para la existencia de Dios, pero en realidad, si es prueba de algo, es prueba de otra cosa muy diferente. Así que, por ejemplo, los argumentos de la primera causa, o el primer motor, de un ser que es necesario, si miras de cerca a esos argumentos, no te dan una razón para creer en un Dios que es personal. Es decir, la primera causa pudiera ser algo completamente físico. Así que ni siquiera obtienes una justificación para el Dios que es personal, mucho menos un Dios supuestamente omnipotente y omnisciente, y aún menos un Dios que es perfecto y bondadoso. Algunos argumentos son falacias simplemente porque no tienen ningún peso al deducir algunas características claves de Dios, como el ser un Dios personal o moralmente perfecto. Otros problemas surgen en los argumentos que apelan a las experiencias religiosas personales, así que un cristiano puede apelar a este tipo de experiencias para justificar su creencia en la existencia de Dios o que Jesús es el hijo de Dios, y todo lo demás. Pero lo que se pasa por alto aquí es el hecho de que otras personas de otras religiones tienen experiencias que son comparables, y los llevan a deducir conclusiones muy diferentes. De tal manera que una persona musulmana tiene experiencias religiosas que lo llevan a creer en la existencia de Alá, definido como un Dios monoteísta que no tiene nada que ver con la divina trinidad. Las personas en las religiones orientales tienen experiencias que son compatibles con el politeísmo. Así que, las personas típicamente se enfocan en sus propias experiencias y no consideran el hecho de que otras personas tienen experiencias diferentes que los llevan a conclusiones que encajan con sus deseos desde un principio.


Entrevista #4: Walter Sennot Armstrong, filósofo de la universidad de Duke

Robert: Te has pasado una parte de tu carrera examinando los argumentos de personas muy inteligentes que creen en la existencia de Dios, ¿correcto?


Walter: Así es.


Robert: ¿Cuáles son algunas de las falacias que has visto en esos argumentos?


Walter: Un ejemplo es lo que llamo la falacia de las conclusiones infladas. Tienes unas premisas que resultan en una conclusión muy débil y después la inflas hasta que parezca que has probado la existencia de Dios. Un ejemplo de esto es el argumento cosmológico de Tomas de Aquino donde argumenta que algo debe haber creado el universo. Debió haber existido una primera causa. Por lo tanto, él dice, Dios existe. Bueno, pues no sigue de sus premisas que existe nada como el Dios cristiano tradicional, algo pudo haber creado el universo y fallecido al día siguiente, ni siquiera puedes saber si todavía existe ese algo. No puedes saber si es bueno, no sabes si es eterno, no sabes si es una persona. Otro ejemplo son las experiencias religiosas. Cuando las personas tienen estas experiencias que los lleva a creer en Dios, ¿cómo saben que la cosa que experimentaron es todopoderoso, o bueno, o omnisciente? No lo pueden saber, así que usualmente inflan sus conclusiones en línea con sus tradiciones religiosas.


Robert: otros argumentos


Walter: Otra falacia común es el hombre de paja. Un ejemplo de esto es cuando los teístas dicen que los ateos deben creer que nada es moralmente bueno o malo, que no existe la moralidad objetiva, bueno pues el ateísmo no implica nada de eso. Puedes poner a las demás personas en contra de los ateos usando esta falacia para adjudicarles una posición que no sostienen.


Robert: Con todas estas falacias, algunas que emergen de personas que consideramos como muy inteligentes, ¿por qué crees que esto suceda?


Walter: Pues, cuando ellos realmente quieren creer algo, estas personas deciden las conclusiones primero y construyen los argumentos después, ahí es cuando típicamente tienes falacias.


Robert: Los malos argumentos llevan a sus súbditos a un hoyo negro de errores vergonzosos. Puede ser que Dios exista, pero no existe ningún argumento que pueda probarlo. No puedo imaginar ningún enunciado o evidencia de los sentidos que pueda probar sin lugar a duda que Dios existe o no existe. Siempre puede haber otra explicación. El peso de la evidencia, casos acumulados, ¿inferir la mejor explicación? Tal vez estos puedan funcionar a favor o en contra de Dios, pero nunca de manera conclusiva. No puedo tolerar falacias como pruebas a favor de Dios. Tanto que hago una comparación atrevida. Dios, si es que existe, estaría más ofendido por un pastor en el púlpito exponiendo malos argumentos a su favor, que por un soldado en una guerra diciendo su nombre en vano. Me gustaría que existiera Dios, todos los que me conocen saben esto. Pero temo creer en Dios basado en razones equivocadas. Así que, si Dios existe, y Dios quiere que yo crea en Él, entonces depende de Dios averiguar cómo convencerme. Lo siento, pero eso es más cercano a la verdad.



Video en el canal de YouTube del episodio 901 de Closer to Truth



Video en canal de YouTube Crash Course sobre el argumento cosmológico de Tomas de Aquino


95 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentários


bottom of page