top of page
  • Estupido Libre Albedrio

Falso Misticismo

Updated: Jul 8, 2021




Los que crecimos en una familia católica y que asistimos a misa casi todos los Domingos de nuestra infancia aprendimos que la misa es sagrada y que el sermón es la palabra de Dios. Desde niños la misa nos parecía terriblemente aburrida, sin embargo, siempre vislumbrábamos algo místico y poderoso en la atmósfera, en los rituales, en el eco del templo, en la vestimenta ceremonial del padre, en su hablar monótono pero justo, magnánimo. No era necesario escuchar ni entender lo que estaba diciendo para saber que era algo importante y profundo.


Los que continuamos asistiendo a misa de adultos, mantuvimos esa misma noción sobre la misa y la religión en general. El sermón seguía igual o más aburrido que nunca, pero al mismo tiempo sentíamos culpa porque no poníamos atención, no leíamos la biblia, y porque no sabíamos nada o muy poco sobre la religión. Éramos unos cristianos mediocres, a medias, y eso no agradaba a nuestros padres, ni a Dios.


Irónicamente, cuando decidí remediar mi mediocridad y empecé a prestar atención, fue precisamente cuando dejé de llamarme cristiano. Descubrí rápidamente que no era creyente sino escéptico. Fue una profunda desilusión el escuchar atentamente, por primera vez, a los creyentes hablando de temas relacionados con experiencias y creencias que tienen que ver con dogmas religiosos supernaturales; prejuicios y discriminación hacia los homosexuales con bases en preceptos religiosos; predicar que la capacidad de creer algo sin evidencia es algo sumamente virtuoso; la falsa y peligrosa noción de que todo el conocimiento que necesitamos está contenido en un solo libro; incredulidad sobre teorías científicas, como la evolución de las especies y el origen del universo, sólo porque no concuerdan con sus creencias religiosas.


Y sobre todo, hay algo que me parece especialmente misantrópico en la ideología de muchos creyentes fervientes:


1. El deseo que este mundo perdido llegue ya a su fin para que los fieles creyentes puedan ascender al cielo a ser bendecidos por toda la eternidad.


2. El deseo que este mundo perdido llegue ya a su fin para que todos los infieles se vayan al infierno ─literal, a sufrir por toda la eternidad.


Hay algo profundamente perverso en estas ideas. El tipo de perversidad que es difícil de ver y cuestionar para las personas cautivas en un culto. Es una ceguera producto de la psicosis de los miembros que obedecen ciegamente a un líder supremo todopoderoso, omnisciente y omnipresente.


A continuación, les comparto los ocho aprendizajes reales y algunos corolarios de un padre real católico que sobrevivió el virus COVID-19 después de haber estado muy grave en el hospital. Al leer cada punto resumido en el texto simple, desnudo de toda atmósfera de falso misticismo que nos pueda detonar una regresión condicionada desde la infancia, podemos apreciar la mediocridad del pensamiento sacerdotal derivado de una supuesta sabiduría divina. Este ejercicio mundano que les comparto, desintegra cualquier supuesto manto sagrado que envuelve y blinda del criticismo al padre, al sermón, a los rituales, y a todo lo demás relacionado con la misa.



Aprendizaje#1

En la cama de hospital aprendí que era radicalmente humano, frágil, débil, vulnerable, enfermable, mortal.

Corolarios

a. “No somos superhumanos, somos humanos mortales.”

b. “Amaneces, pero no siempre anocheces.”


Aprendizaje#2

Hay cosas que valen la pena, y hay cosas que no.

Corolarios

a. “¿Qué es esencial? La salud, la vida, la familia, los buenos amigos.”

b. El dinero no es esencial


Aprendizaje#3

En momentos de crisis sólo se quedan las personas que a uno lo quieren.


Aprendizaje#4

Durante una crisis fuerte no nos sirven las explicaciones, ni la lógica, solamente la compañía.

Corolarios

a. “Sobre todo yo sentí, que lo único que me servía era que alguien estuviera conmigo, nada más.”


Aprendizaje#5

La más importante:

“Sin Fe uno se muere, aunque no se muera.”

Corolarios

a. “Sin Fe, ya te moriste”

b. Mi recuperación es un milagro gracias a mi fe.

c. Si no me creen vayan a la clínica y pregúntele al médico


Aprendizaje#6

Vivir es inaplazable, se vive hoy, porque nadie sabe cuándo se va a morir.

Corolarios

a. “Así es la realidad, o vives o mueres, sobrevivir es para mediocres.”


Aprendizaje#7

Todos somos iguales, somos un rebaño para la muerte.

Corolarios

a. “Somos carne de gusano o de crematorio.”

b. ¿Para qué cirugías, títulos académicos, estatus socioeconómico, cuando todos nos vamos a morir por igual?


Aprendizaje#8

Siempre se puede volver a empezar por otro camino.


Notas:

  • Desconozco la identidad del sacerdote y la iglesia.

  • El video me llegó por las redes sociales.

  • Todo está tomado tal y como lo dice el Padre.

  • Si está entre comillas entonces es cita literal.


497 views0 comments

Recent Posts

See All

コメント


bottom of page