top of page
  • Estupido Libre Albedrio

¿Qué soy? Parte 6 ─El prodigio lingüístico

Updated: Sep 1, 2022



La característica que distingue al Homo sapiens de todas las demás especies que existen y que han existido en el planeta, es su capacidad lingüística superior. Esta habilidad originó lo que el historiador David Christian llama aprendizaje colectivo. La evolución de un lenguaje complejo le concedió al Homo sapiens el prodigio de acumular y preservar conocimiento para las generaciones subsecuentes. Es posible que el Homo sapiens haya sido capaz de comunicar ideas abstractas complejas, incluso mucho antes de la aparición del lenguaje escrito. Estas ideas detonaron una explosión de conocimiento y avance cultural tecnológico nunca antes visto. La aparición del Homo sapiens y la acumulación del conocimiento dieron inicio a una evolución sociocultural paralela a la evolución genética que ha desencadenado la era moderna de cambios acelerados.


A continuación les comparto un extracto del capítulo 6 del libro Origin Story del historiador David Christian.



Por: David Christian


Sin planearlo, los humanos nos hemos convertido en una especie con el poder de modificar el planeta. Incluso tenemos el poder de destruirlo en solo unas cuantas horas, lanzando algunas de las 1,800 armas nucleares que permanecen aún en alerta máxima hasta el día de hoy. Ninguna especie había tenido semejante poder en los 4 mil millones de años de historia de la biosfera. Obviamente, hemos cruzado algún tipo de umbral. Pero ¿por qué la especie humana? Científicos en diferentes áreas de estudio están ahora convergiendo sobre la posible respuesta a la pregunta de ¿por qué la especie humana es diferente?


Hay muchas características que identifican al ser humano, la destreza manual, los cerebros grandes, la sociabilidad, etc. Pero lo que nos hace radicalmente diferentes es el control colectivo de la información sobre nuestros alrededores. No solo juntamos información, como otras especies. La cultivamos y la domesticamos, como los granjeros cultivan sus cosechas. Generamos y compartimos más y más información y la usamos para aprovechar recursos y fuentes de energía cada vez más poderosos. La información nueva y los descubrimientos le proporcionaron al hombre: mejores lanzas, arcos y flechas para cazar animales más grandes de manera segura; mejores barcos para acceder a nuevas zonas de pesca y tierras; conocimiento para separar los cultivos tóxicos y los nutritivos. En la era moderna, los descubrimientos están detrás de las tecnologías que nos permiten aprovechar los combustibles fósiles y las redes electrónicas que nos unen a un solo sistema global.


El manejo de la información a esta escala no fue un logro de unos cuantos individuos. Depende del intercambio y la acumulación del conocimiento de millones de individuos a través de generaciones. Eventualmente, este intercambio terminó creando un solo plano mental, cultural, de pensamientos e ideas compartidas. Este proceso de evolución cultural es único, y solo se observa en la especie humana. El pequeño cambio que permitió a los humanos compartir y acumular tanta información fue el lenguaje. Muchas especies tienen lenguajes, pero solo pueden compartir las ideas más simples, semejante a el lenguaje de un mimo.


El lenguaje humano cruzó un umbral lingüístico sutil que le permitió nuevas formas de comunicación. Sobre todo, el lenguaje humano nos permite compartir información sobre entidades abstractas, o sobre cosas, o posibilidades que no están presentes en el momento, y las cuales pueden ni siquiera existir fuera de la imaginación. Ningún otro animal, que sepamos, puede intercambiar historias sobre el pasado o el futuro, o platicar sobre dioses y demonios. Es posible que pueden pensar sobre estas cosas, pero no pueden hablar al respecto. Estas mejoras lingüísticas permitieron a los humanos compartir información con tal precisión y claridad que el conocimiento se empezó a acumular de generación en generación. El lenguaje humano funciona para guardar las ideas de una generación y preservarlas para la siguiente, y así tienen la oportunidad de ir mejorando con cada iteración. Yo le llamo a este mecanismo “aprendizaje colectivo”. Este aprendizaje es un nuevo motor impulsor del cambio, y puede impulsar un cambio tan poderoso como la selección natural. Pero como permite intercambios instantáneos de información, funciona mucho mas rápido. La pregunta ¿cómo y por qué adquirió nuestra especie este poder lingüístico necesario para desencadenar cambios tan importantes? permanece un misterio.


Lo que sea que haya pasado, nuestra especie es la primera que cruza el umbral lingüístico que permite la acumulación del conocimiento en las comunidades y a través de generaciones. Como un golpe de suerte, el aprendizaje colectivo desató un tesoro de información sobre las plantas, los animales, la tierra, el fuego, los químicos, sobre la literatura, arte, religión, y sobre otros humanos. Aunque alguna información se perdía entre generaciones, a la larga, la información se acumulaba y esa riqueza de conocimiento impulsó a la historia de los humanos al darles acceso a fuentes de energía y poder sobre sus alrededores.


El gran historiador W.H. McNeil dijo: “El factor principal que promueve un cambio social histórico importante, es el contacto con extraños que poseen habilidades nuevas y desconocidas.”





52 views0 comments

Comments


bottom of page