top of page
  • Estupido Libre Albedrio

El Pensamiento Crítico Parte 3 ─¿Qué son las falacias lógicas?

Updated: Jan 7, 2022



A continuación, un extracto del libro The Skeptics Guide to the Universe, capítulo 10 titulado "Los argumentos y las falacias lógicas".




Una falacia lógica es una conexión inválida entre una premisa y una conclusión, donde la conclusión no necesariamente fluye de las premisas, sin embargo, se argumenta como si lo hiciera. Frecuentemente, los desacuerdos resultan simplemente de malos argumentos. Algunos argumentos no son persuasivos porque están construidos muy pobremente. Entre las habilidades más importantes del pensamiento crítico están: la capacidad para formular argumentos coherentes con una lógica válida, el hábito de inspeccionar la validez de nuestros propios pensamientos, y el poder reconocer la lógica pobre en los argumentos de los demás. Los argumentos que usan lógica inválida son considerados falacias lógicas. La lógica y los argumentos deben usarse como una herramienta, no un arma. Cuando la lógica se usa como un arma es muy fácil distorsionarla sutilmente para ajustarla a nuestros fines. Claro que es bueno usarla para deconstruir los argumentos de otros, sin embargo, es importante el intentar ser lo más justo posible. A esto se le conoce como el principio caritativo. Darle a los demás el beneficio de la duda ─tomar la mejor interpretación posible de su posición y enfocarse en esa versión. De nuevo, el objetivo no debe ser el ganar. Nadie está llevando el marcador. El objetivo del pensamiento crítico y del escepticismo es el llegar a tener una posición lo más válida posible sobre un tema determinado, y esto significa tomar en consideración los mejores argumentos a favor y en contra.


El cerebro humano es una máquina maravillosa, con habilidades que de alguna manera todavía superan a las computadoras más poderosas. Sin embargo, al parecer nuestro cerebro no evolucionó específicamente la habilidad para manejar una lógica precisa. Hay muchos errores lógicos comunes que nuestras mentes tienden a cometer a menos que hagamos un esfuerzo consciente para evitarlo. A continuación, están algunas de las falacias lógicas más comunes para ayudarnos a identificarlas y evitar malos argumentos. Es necesario señalar que estas son falacias informales, esto quiere decir que su validez depende del contexto. A diferencia de las falacias lógicas formales que son siempre inválidas.


El hombre de paja

Este argumento consiste en construir una versión más débil de la posición de otra persona para hacerla más fácil de vencer. Algunas veces se fabrica una versión totalmente falsa, que nadie sostiene. Esto puede crear la ilusión de que se han derrotado todas las posiciones y objeciones hacia la propia, o se puede usar para intentar ridiculizar de manera absurda al lado opuesto del debate.


Ad Hominem

Este tipo de falacia intenta contrarrestar los argumentos o conclusiones de otros atacando a la persona en lugar de al argumento mismo.


Tu Quoque

Esta frase en latín se traduce como Tú También. Este es un intento de justificar una acción equivocada porque alguien más hace lo mismo.


El razonamiento Ad Hoc

En esencia, es la introducción arbitraria de nuevos elementos en una discusión para modificar el argumento de tal manera que mantenga la apariencia de ser válido.


Non Sequitur

Del idioma latín, este término se traduce como “no sigue” y se refiere a un argumento en el que la conclusión no sigue necesariamente de las premisas. En otras palabras, una conexión lógica es implicada donde no existe.


El argumento desde la autoridad

Se basa en enfatizar los muchos años de experiencia del individuo que hace alguna afirmación en específico, así como su preparación académica. Esta falacia puede ser difícil de evaluar porque es legítimo el considerar la experiencia y la preparación de los individuos al examinar sus argumentos. También el consenso de la opinión científica conlleva una autoridad legítima. Pero, de cualquier manera, es posible para individuos altamente especializados y para todo tipo de consensos, el estar equivocados. Siempre que uses la fuente de un argumento en lugar de los hechos y la lógica, estás usando un argumento desde la autoridad.


La tautología

Utiliza argumentos con razonamiento circular. Esto quiere decir que la conclusión del argumento también aparece en las premisas. El ejemplo más común es el decir que sabemos que la biblia es la palabra de Dios porque lo dice en la biblia.


El argumento desde el resultado final

Este tipo de argumentos (también llamados teleológicos) se basan en una inversión de las causas y los efectos, porque argumentan que algo es causado por el efecto último que tiene o por el propósito que sirve.


Falsa dicotomía

Esta falacia consiste en reducir arbitrariamente un conjunto de posibilidades a solo dos opciones. Por ejemplo, la evolución no es posible, por lo tanto, debimos haber sido creados.


Falsa analogía

Una analogía defectuosa consiste en asumir que solo porque dos o más cosas son similares de alguna manera, entonces también deben ser similares en otra manera diferente, ignorando distinciones importantes entre las dos cosas.


Confundir correlación con causalidad

Esta falacia se utiliza comúnmente para dar una interpretación causal a una correlación estadística. Esta falacia se combina con bases de datos grandes para minar aparentes correlaciones. Las personas usualmente subestiman el numero de correlaciones que se pueden observar por azar cuando el conjunto de datos es lo suficientemente grande. Sin embargo, esta falacia tiene una tendencia a ser abusada, o aplicada incorrectamente para negar toda evidencia estadística. Como lo dice la frase “la correlación no implica causalidad”. De hecho, sí implica causalidad. Algunas veces A sí causa B. Una mejor frase sería “la correlación no necesariamente implica causalidad”, o que no prueba causalidad por sí sola.


La falacia nirvana

Básicamente, este estilo de argumento empieza con la premisa de que algo no es perfecto y después concluye que por lo tanto no tiene ningún valor. Por ejemplo, las vacunas no son efectivas al 100 por ciento, por lo tanto, no sirven. El conocimiento científico tiene verdades absolutas, por lo tanto, no sabemos nada.


La pendiente resbalosa

Esta falacia usa el argumento de que una posición no es consistente o defendible porque el aceptar la posición quiere decir que una versión extrema de esa misma posición también debe ser aceptada. Pero las posiciones moderadas no necesariamente llevan a una pendiente resbalosa hacia los extremos. Este argumento es muy común en la política.


La portería que se mueve

Es un método de negación que involucra el cambiar arbitrariamente el criterio para aceptar la evidencia disponible de tal manera que siempre esté fuera de alcance. A veces, un criterio imposible es establecido desde un principio para negar argumentos que puedan llevar a una conclusión indeseada.


Ad Ignorantiam

Este argumento desde la ignorancia dice básicamente que una creencia específica es verdad porque no sabemos que no es verdad. El argumento creacionista del diseño inteligente está basado casi en su totalidad en esta falacia. Dice que hay estructuras biológicas que aún no han sido completamente explicadas por la evolución, por lo tanto, un diseñador inteligente y poderoso debió haberlas creado. En este contexto, a los argumentos desde la ignorancia también se les conoce como argumentos del tipo “Dios de los huecos”, porque Dios es ofrecido como explicación para cualquier hueco en el conocimiento humano. Con frecuencia, los argumentos desde la ignorancia se defienden con la frase: “la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia”. Aunque esto suena sustancial, no es estrictamente cierto. La ausencia de evidencia, de hecho, sí es evidencia de ausencia. Simplemente no es prueba absoluta. Para presentar la afirmación positiva de algún hecho se requiere evidencia positiva para sustentarlo.


Confundir algo que no tiene explicación aún con algo inexplicable

El hecho de que todavía no tengamos una buena explicación para algún fenómeno no quiere decir que nunca la encontraremos, o que reta las leyes de la naturaleza, o que requiere alguna explicación sobrenatural. Esta falacia se ata con los argumentos desde la ignorancia, al asumir que nuestra actual ignorancia sobre algún tema durará para siempre.

Falsa continuidad

Es la idea de que como no existe una demarcación clara entre dos extremos, la distinción entre los dos extremos no es real o importante. Este argumento se ata a veces con la falacia tu quoque. Por ejemplo, alguien involucrado en alguna práctica seudocientífica puede argumentar que la ciencia convencional también rompe las reglas de vez en cuando y señalar algunos casos aislados. Por lo tanto, (dice este argumento) no hay una diferencia real entre la ciencia y la seudociencia.


La inconsistencia

No es válido el aplicar un criterio a algunas creencias, argumentos, o posiciones y no aplicarlo a otras. Por ejemplo, algunos consumidores argumentan que se requieren regulaciones más estrictas para los medicamentos para hacerlos más seguros y efectivos, pero al mismo tiempo argumentan que los suplementos herbales deberían ser vendidos sin regulaciones.

La falacia naturalística

Esta falacia se refiere al problema moral del “Es” versus el “Debe ser”. Confunde lo que es verdad, con lo que debería ser verdad e involucra los juicios morales. Por ejemplo, alguien puede referirse al comportamiento de los animales para justificar algún comportamiento humano en particular y llamarlo “natural”. Los animales se matan entre sí, por lo tanto, es natural y moral para los humanos el matarse entre sí también. El objetivo de la moral es el derivar un sistema justo que permita a los humanos el vivir en relativa armonía sin importar las estrategias que otro animales, que no evolucionaron una filosofía ética, utilizan para sobrevivir.


La falacia del francotirador o Post Hoc

Se refiere a cuando alguien escoge el criterio para decidir el éxito o el fracaso cuando ya conocen el resultado. Es una forma de razonamiento post hoc (o después del hecho), al escoger una determinada evidencia que sustenta la conclusión deseada. Sin embargo, para que la evidencia sea útil para sustentar alguna afirmación, se debe determinar el criterio para juzgarla antes de conocerla, basándose en principios válidos. Esta falacia puede ser muy sutil, puede ocurrir siempre que se haga un razonamiento inverso a partir de resultados que ya son conocidos.


Post Hoc Ergo Propter Hoc

Esta es tal vez la falacia más común. Sigue la lógica: A precede a B, por lo tanto, A causa B. Asume causa y efecto de dos eventos solo porque están relacionados cronológicamente.


La falsa falacia

Solo porque un argumento no es sólido no quiere decir que la conclusión sea falsa. Pudiera argumentar que el calentamiento global es real porque el cielo el azul. Esa es una falacia non sequitur, por lo tanto el argumento no es sólido, pero aún es posible que la conclusión sea verdadera. Solo quiere decir que el argumento no sustenta la conclusión. Esta falacia también se refiere a la situaciones cuando alguien acusa equivocadamente a otra persona de cometer una falacia.



Cuando te familiarices con las falacias lógicas informales comunes, probablemente empezarás a encontrarlas en todas partes. Tendrás la tentación de señalarlas cada vez que creas que escuchaste una. Pero principalmente hay que usar ese conocimiento de la lógica para purgar nuestros propios razonamientos incorrectos. Es difícil, pero vale la pena el esfuerzo. El entender la lógica básica también es indispensable para criticar a todas las fuentes de noticias, opiniones, y afirmaciones de todo tipo. El pensar sin lógica es como intentar encontrar el camino en la selva sin una brújula ni mapa. Probablemente caminaras en círculos sin llegar a donde querías llegar.




56 views0 comments

Recent Posts

See All

Commenti


bottom of page